jueves, 20 de marzo de 2014

Veracidad versus Viralidad

Juan Martorano nos compartió su nuevo articulo...
Veracidad versus Viralidad
En el día de ayer, mi persona junto a compañeros de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas participamos en el Encuentro de Tuiteros de la Gran Caracas. De entrada, saludamos el esfuerzo realizado por compañeros y compañeras de la talla de Erika Ortega Sanoja, Manuel Fernández, Delcy Rodríguez, Ernesto Villegas y la diputada y amiga Tania Díaz, pero antes de entrar en el tema, debo como introducción formular algunas observaciones a los fines de que una vez que eventos como estos se repliquen, no se cometan los errores que pudimos notar en dicho acto.
En primer lugar, deben funcionar mejor las redes wifi de CANTV si los eventos se hacen dentro de las instalaciones de la telefónica estatal. Por lo menos en mi caso, trate con mi dispositivo de acceder a la red cantv2 y no pude hacerlo. Y es desde mi punto de vista, en la empresa que maneja las telecomunicaciones de mi país, que cosas como estas sucedan.
Por otro lado, el aire acondicionado también fallo en el auditorio, recuerdo que nuestro Comandante Supremo y Eterno, Hugo Chávez siempre nos decía que teníamos que tener mucho cuidado, pues el diablo esta en los detalles, y el Guerrillero Heroico Ernesto "Che" Guevara siempre señalaba que "la Revolución no puede estar reñida de la calidad", y así debe ser siempre.
El evento estuvo muy bueno, y hay que reconocer el esfuerzo por tratar de unir a los tuiteros y tuiteras que defendemos el socialismo, la revolución y el legado de Hugo Chávez, sin embargo, pienso que le falto la fuerza de los argumentos y de la ideología. Se hablo poco de la Guerra de IV Generación, de las plataformas tecnológicas o redes sociales digitales, del rol que ha jugado Zello en la desestabilización del país. Salvo la intervención de Ernesto Villegas, las demás intervenciones les falto mayor contenido, esto desde mi modesto punto de vista.
Y por último, y que es lo más importante, el tema de la unidad revolucionaria. Si bien es cierto, que en función de poder derrotar la conspiración debemos luchar, batallar para lograr la victoria, sino estamos unidos estamos jodidos, pero no es menos cierto también, y eso no lo entienden algunos, que la unidad es un proceso consciente, no es un proceso que se decrete ni que viene de arriba hacia abajo, es decir, tampoco se puede imponer, y si como en eventos como el de ayer tampoco se abre el debate y la participación a otros colectivos tuiteros e individualidades que allí estamos, dudo mucho que esa tan ansiada unidad se logre. Además que la Ministra del Poder Popular para la Comunicación e Información, Delcy Eloina Rodríguez Gómez, cuando se le pregunto que se envía al numero 74224 para inscribir y organizar a los colectivos tuiteros revolucionarios, si era la cuenta tuiter, el nombre, el número de cedula, nos tiro todo un mareo y no respondió la pregunta. Y lo peor es que este mismo error lo cometió en el programa radial de nuestro Presidente de la República, "En Contacto con Maduro". Sin embargo, pese a esto, este servidor logro inscribirse a través del enlace www.tuiteros.org.ve en aras de la unidad tuitera revolucionaria.
Luego de hechas estas consideraciones, ahora sí, entramos en el tema con el que titulamos el artículo del día de hoy.
Esta batalla de las ideas dentro de lo que son estas plataformas tecnológicas, o si mejor lo prefieren, redes sociales digitales, que se da en la sociedad de la información, donde hay como una especie de sensación de estar hiperinformado, hoy en día se da el debate entre lo que debe ser la veracidad de la información, y la viralidad.
La viralidad, podemos entenderla como el empleo de técnicas de mercadotecnia para intentar explotar redes sociales y otros medios electrónicos tratando de producir incrementos exponenciales en "reconocimiento de marca" (brand awareness), mediante procesos de autorreplicación viral análogos a la expansión de un virus informático. Se suele basar en el boca a boca mediante medios electrónicos; usa el efecto de "red social" creado por Internet y los modernos servicios de telefonía móvil para llegar a una gran cantidad de personas rápidamente.
Es decir, en la coyuntura actual en la que vivimos, este concepto de viralidad en principio se aplica a lo que los enemigos de la patria han realizado manipulando imágenes de otros países y presentándolas a través de sus cuentas tuiter como si fueran hechos ocurridos en Venezuela, la velocidad con la que se propagan estas informaciones es tal, que en muchas ocasiones cuando se da la réplica, no tiene el mismo efecto ni la misma atención de cuando surge la primera información, por aquello del efecto "bola de nieve". Sin embargo, los tuiteros y tuiteras socialistas que hemos hecho ciberactivismo revolucionario, no podemos negar los esfuerzos que hemos hecho por el desmontaje de estas informaciones que buscan manipular a la opinión pública, para propiciar las condiciones para un golpe de estado y una invasión militar norteamericana en nuestro país.
En estos momentos, tal y como nos lo recomendó nuestro hermano Ernesto Villegas, debemos tomar cierta distancia entre lo que leemos y vemos en las redes sociales digitales. Si antes era imperativa la lectura crítica de los medios, hoy es imperativo ampliarla conciencia sobre la necesidad de leer críticamente las redes sociales.

Es totalmente inaceptable en estos momentos la violencia que se expresa a través de las redes sociales, en la que se ven amenazas de muerte, criminalización, manejo indebido de imágenes y textos, además de la manipulación, infinidades de prácticas prohibidas por las legislaciones venezolanas. Creo que se debe hacer un ajuste en la Ley contra Delitos Informáticos en Venezuela.
Defendemos la necesidad de utilizar las redes sociales para proteger la Revolución Bolivariana, en estos momentos en los que la derecha nacional e internacional arremete contra en país a través de las interacciones 2.0.
Es sumamente importante que nosotros utilicemos estas herramientas de la comunicación para luchar por la verdad, pero sobretodo, es sumamente importante que nosotros no nos dejemos capturar por el fenómeno que expresa la irracionalidad guarimbera. Nosotros no podemos deshumanizarnos, tenemos que poner por delante al ser humano, antes que tuiteros nosotros somos ciudadanos y ciudadanas, lo reitero nuevamente.
En el campo de las redes sociales, tanto los medios de comunicación, periodistas y los usuarios en común no verifican la veracidad de la información.
En ese campo están abolidas las normas éticas que se estudian en la universidad cuando se cursa la carrera comunicación social (…) la obligación de verificación, derecho a réplica, aclaratoria, rectificación, no aplican, ni el Código de Ética del Periodista ni la Ley del Ejercicio del Periodismo en Venezuela, esto por la poca regulación existente en la materia.
Sin embargo, los que hacemos ciberactivismo revolucionario, debemos manejarnos de una manera distinta. La "viralidad" revolucionaria, la velocidad con la que propagamos las informaciones tienen que ver con la debida verificación de las mismas, con el manejo ético, con las rectificaciones si hubiera que hacerlas, y hasta con la concesión del derecho de réplica, si pudiera hacerse, es decir, el cumplimiento de las disposiciones del artículo 57 y 58 del texto constitucional.
Bueno esas son algunas de mis consideraciones respecto a este tema, disculpen lo extenso, pero creí necesario formular este conjunto de consideraciones y reflexiones.
¡Bolívar y Chávez Viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
Juan Martorano es Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC), y lo pueden ubicar en:

http://juanmartorano.blogspot.com
http://juanmartorano.wordpress.com
jmartoranoster@gmail.com
j_martorano@hotmail.com
juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar
@juanmartorano (Cuenta en Tuiter)