lunes, 13 de abril de 2015

Termino la Cumbre de las Américas, ahora a dedicarle al frente interno

Sin duda, ha culminado la VII Cumbre de las Américas. El escenario fue extraordinario para mostrar la cohesión de la América Latinocaribeña, que es parte del legado de nuestro Comandante Eterno, Hugo Chávez. El discurso del Presidente Nicolás Maduro, sencillamente brillante. Culminó la misma con dos discursos candentes: la del Presidente Maduro y la del Presidente Correa en la Cumbre de los Pueblos a altas horas de la noche del día 11 de abril de 2015.


Como gran impacto de lo allí dejado, se ha demostrado, una vez más, el nivel de cohesión y unidad de la América Latinocaribeña, además de un triunfo diplomático y político de la República Bolivariana de Venezuela y del Presidente Nicolás Maduro.

Ahora, si me lo permiten, quiero apuntar algunos aspectos de interés, que vienen a constituir un resumen de dicha Cumbre de las Américas desde mi perspectiva:

  • Contrastó el calor popular y el apoyo con el que fue recibido el Presidente Maduro, versus la posición aislada del Presidente Obama, quien tenía previsto una visita a la comunidad de Chorrillos, pero por el rechazo popular no pudo llegar allí, y termino en una inspección llamada Miraflores del Canal de Panamá, donde se encuentra una base militar estadounidense. Abierta confrontación ideológica Norte- Sur (Capitalismo-Socialismo).
  • La intervención del Presidente Obama, clara, arrogante, desconociendo la historia, pues sabe que la misma condena al imperialismo que profesa su país. Y como parte de su actitud prepotente y soberbia, se levanto de la mesa y abandono el foro antes de que el Presidente Maduro ejerciera su derecho de palabra.
  • El discurso del Presidente Maduro superó todas las expectativas en este foro internacional. Obtuvo apoyo de todos los países del continente, salvo de Estados Unidos y Canadá.
  • No hubo acuerdo final producto de la falta de consenso. Como era de preverse, Estados Unidos y Canadá fueron con una posición totalmente contraria a los países de la América Latinocaribeña, sobre todo en materia de educación y salud gratuita. Pero si hubo acuerdos y propuestas en la Cumbre de los Pueblos.
  • Sin embargo y pese al apoyo, advertimos sobre la postura ambigua del Presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vásquez. Ojo.
  • Destacamos el encuentro privado entre el Presidente Obama y el Presidente Maduro, un evento que se dió de manera respetuosa y cordial, aunque, y de acuerdo a las declaraciones del Primer Mandatario Nacional, se dijeron "las verdades en la cara". Señalábamos en un artículo anterior que, al no referirse en su discurso Obama a Venezuela, y de paso levantarse de la mesa, no sólo confirmó las acusaciones que formuló el Presidente Maduro en su discurso sobre la existencia de planes en contra de Venezuela, sino que los mismos arreciarán.
  • Culmina este periplo con la clausura de la Cumbre de los Pueblos, con sendos discursos de los Presidentes: Nicolás Maduro y Rafael Correa, de Venezuela y Ecuador, respectivamente, más un mensaje del Presidente Raúl Castro, leído en dicho evento.

Siendo esto así, hay suficientes motivos para estar motivados y felicitarnos por esta nueva victoria que de momento neutraliza los planes por dar al traste a nuestra Revolución Bolivariana hecha Gobierno.

Sin embargo, y como lo señala uno de los tantos libros que recomendo en vida Hugo Chávez, "El Oráculo del Guerrero" de Lucas Estrella, cuando señala: "Guerrero, no envaines tu espada pues otras batallas se acercan", y tan cierto es que, luego de finiquitada la "Batalla de Panamá" como lo señálabamos en un artículo anterior, ahora se nos avecinan nuevas batallas.

Una de las batallas que debemos establecer tiene que ver con el Seguimiento, Evaluación y Control de las políticas públicas, de las instrucciones del Presidente Maduro, de los lineamientos. Nada hacemos con prometer y dar instrucciones sino las ejecutamos, sino las cumplimos. En nuestro artículo anterior: "La falta de seguimiento, control y evaluación es lo que puede matar esta Revolución", dimos algunas apreciaciones al respecto.

Pensando que podíamos estar desubicados en este tema, las casualidades de la vida se encargaron de demostrarnos lo contrario. Me tomé la libertad de leer un trabajo muy bueno de Leopoldo Puchi, quien es un analista de la oposición, pero uno de los pocos con niveles de racionalidad, de sindéresis, y que emite opiniones respetables. Me quiero permitir transcribir una sección de lo que escribió ayer, y que nos pondrá en contexto del mensaje que quiero transmitir a través de estas líneas:

"Si Venezuela debe hacer frente a actos de hostilidad desde el exterior, más razón aún para que el Gobierno atienda el frente interno, porque lo que aquí ocurre con la corrupción debilita al país en su capacidad de lucha. Se debe actuar con prontitud. No es necesaria una respuesta de España o de Suiza. Hay elementos suficientes para citar a los involucrados, sean funcionarios públicos o privados. Son fortunas enormes en un país con tanta escasez.

Las prácticas del bachaqueo se han extendido a todas las actividades económicas, no sólo se realiza con los productos de primera necesidad. Material de ferrertería, taladros, equipos de oficina, muebles, nada escapa a la reventa. Los hechos muestran que no es posible solucionar ese problema sólo por la vía de los controles y la coerción. El diferencial cambiario es muy grande. Es necesario corregir las políticas macroeconómicas".

Sin duda, hay que reconocer en estos puntos que Leopoldo Puchi tiene muchísima razón.

Cuando veo a través de la plataforma facebook las opiniones de mis hermanos, hasta ayer chavistas y hoy con los pies en la oposición, solamente me resta decir que respeto su opinión, aunque no la comparto. Pero, lo que trato de codificar de sus expresiones, no es su opinión contraria a la Revolución, lo cual es parte de la democracia. Uno de ellos, padre de una niña hermosa, sino de muchas ineficiencias e ineficacias que hemos cometido dentro de nuestra Administración Pública y del Estado como un todo. Nuestro Gobierno Bolivariano debe amarrarse los pantalones y estar en capacidad de atender y resolver los problemas de nuestro pueblo, sino, el huracán de las demandas populares nos pasará por encima y hasta aplastarnos.

Pero no conforme con ello, y continuando con esas casualidades que me parecen más causalidades, Venezolana de Televisión retransmitió en el día de ayer el "Aló Presidente N° 102" de fecha 24 de abril de 2002 sino me equivoco. Allí el Comandante Chávez abordo alguno de los temas que he tratado en estos últimos artículos.

Por ello, y este artículo viene a constituirse en continuidad del anterior, debemos resolver los problemas de nuestro pueblo: Los problemas de acaparamiento, de especulación, de boicot a nuestra economía, de los "raspacupos", de la criminalidad, de la impunidad por la falta de acción de algunas de nuestras instituciones del Estado; de que el Poder Popular no sea un "convidado de piedra" en las políticas públicas y decisiones que en muchas ocasiones de toman desde el Poder Constituido.
Estoy completamente seguro y creo que el Presidente Nicolás Maduro debe ser el primer portador del diálogo. Inyectar a ese espíritu de diálogo el de la reconciliación nacional. A la oposición a nuestro Gobierno y a nuestra Revolución, les hacemos el llamado a la calma y al juego político. Pero, uno de los requisitos para ese diálogo, debe estar basado en la verdad, en la ética. Aquí no esta planteado el diálogo de los tahúres ni de las mafias, pero sobre todo, debe darse en el respeto a los preceptos señalados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

A los que pudieran tener dudas, pues solamente puedo señalarles que debemos convertir esa duda de fuerza oscura, negativa o retrógrada en una fuerza movilizadora y creadora.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen! 
¡No hay socialismo sin Maduro! ¡No hay Maduro sin Socialismo!
¡Hasta la victoria Siempre! 
¡Independencia y Patria Socialista! 
¡Viviremos y Venceremos! 

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).